El aperitivo perfecto, y encima casero.
COPA VERMUT